El parque de Collserola es uno de los tesoros naturales de Sant Cugat del Vallés. A pocos minutos de Barcelona nos encontramos con el área verde metropolitana más grande del mundo. Las ocho mil hectáreas de superficie que lo comprenden son para muchos, el pulmón de aire de la ciudad, el eje conector de la biodiversidad y el equilibrio justo entre el urbanismo y la naturaleza que tanto apreciamos.

Ocupando el 44% de la localidad, su mantenimiento casi intacto se debe al buen hacer del hombre que, teniendo en cuenta que se trata de una reserva natural, comenzó a crear zonas forestales, espacios agrícolas y praderas en las que actualmente nos perdemos cuando venimos de visita. Lejos de ser tan famoso como el Montseny, éste también guarda un encanto particular que no pasa desapercibido. ¿Te gustaría saber por qué?

¿Qué podemos ver en el parque de Collserola?

Con su punto más alto en el Tibidabo, el parque de Collserola tiene cantidad de cosas que te dejarán sin palabras especialmente si es la primera vez que vienes. Formando parte de la red europea de espacio naturales Natura 2000, está protegido y actualmente también se incluye en el Plan de Espacios de Interés Natural de Cataluña. Ambos nombramientos suponen toda una garantía para esta extensión que cada día visita más gente. A continuación, te dejamos con algunos de los puntos principales:

Torre negra

La masía de la Torre negra es una de las paradas que debemos hacer en este famoso parque. Original del siglo XII, nos encontramos ante un bloque de defensa muy bien conservado y con cantidad de Historia a sus espaldas. Cuadrada y con elementos medievales, se utilizó para hacer frente a las incursiones de los árabes en la fecha que de alguna forma querían penetrar en el territorio. La leyenda cuenta además que la edificación contaba con unas minas que daban al Monasterio para que los monjes pudiesen escapar en caso de ataque.

Castillo de Castellciuró

Documentado en 1066, el castillo de Castellciuró es una visita estupenda para aquellos que están enamorados de la Historia. A pesar de que tan solo quedan sus ruinas, resulta agradable de ver sobre todo si tenemos en cuenta la cantidad de cosas que tiene detrás. A una altura de 155 metros en el parque de Collserola el lugar resulta bastante estratégico y desde aquí seguramente se libraran algunas batallas. ¿Con ganas de saber más sobre su estado?

Iglesia de Santa María

El extenso interior del parque da también para albergar la iglesia de Santa María. Levantada a mediados del siglo XVI, es de estilo gótico tardío y cuenta con una importante historia detrás. A pesar de que su primer documento data en el año 987 (cuando el edificio pertenecía a la parroquia de Valldoreix) fue en el siglo XIII cuando quedó considerada como independiente y a partir de aquí, dio forma a su propia «leyenda». ¡No te pierdas esta obra de arte!

Pantano de Can Borrell

El pantano de Can Borrell es otra de esas rutas que no podemos despreciar. Construido a principios del siglo XX para abastecer de agua la finca del mismo nombre, actualmente es un agradable camino que, si somos amantes de la naturaleza, no nos podemos perder bajo ningún concepto. A lo largo de una hora de camino, veremos uno de los puntos más bellos del parque de Collserola. ¿A qué esperas?

Ermita de Sant Medir

Para los que no han tenido bastante con la iglesia de Santa María, el parque también recoge la famosa ermita de San Medir; un lugar donde algunos peregrinos se toman su descanso. Construida en el siglo X, actualmente está rodeada por un encinar frondoso que le da encanto particular. En honor al patrón de Sant Cugat, el 3 de marzo se celebran romerías con misas, sardanas y varias comidas en el campo.

Hasta aquí algunas de las cosas que podemos ver en el parque de Collserola. Son muchas las personas que quieren disfrutarlo pero que al llegar, no saben muy bien donde meterse o cual es la ruta que tienen que hacer. Para los que no desean ir a la aventura (aclaramos que tiene unos senderos bastante sencillos) también existen una serie de rutas programadas que podemos organizar en grupo. ¡Ideal para los que necesitan un empujón!

¿Dónde podemos dormir en el parque de Collserola?

Gracias a la corta distancia que hay desde el parque de Collserola hasta Barcelona, la mejor de las opciones cuando decidimos venir a ver este entorno natural puede que sea quedarnos en la ciudad. En el campo podemos echar el día completo (también hay algunos kioskos en los que podremos comer) y después volver a la capital catalana sin ningún problema y/o complicación.

Los apartamentos turísticos en Barcelona están a la orden del día así que si estamos buscando algo que no sea un hotel convencional, ésta puede ser una buena alternativa. Con cantidad de opciones para estar en cualquier parte de la ciudad (no importa si quieres centro o te sientes mejor más retirado) cualquier comodidad extra que requieras también se te puede buscar en base a la reserva. Las casas vacacionales se basan en cocina, baño y salón además de un sitio en el que podamos dormir y de aquí, que nos sintamos como si no hubiésemos salido del hogar.

HOMEnFUN, empresa líder en la gestión de apartamentos turísticos, tiene todo lo que necesitas y mucho más para que la estancia en Barcelona o cualquier otra parte de España sea tal y como te la mereces. Si eres de los que se agobia a la hora de encontrar un espacio en el que dormir, seguramente aquí puedan hacer ese trabajo que tanto te cuesta a ti y para los que aquí hay un equipo de profesionales.

¡No lo dudes! Si llevas tiempo queriendo ir al parque de Collserola lo único que tienes que hacer es preparar ese itinerario para que la ruta sea de lo más divertida y saludable. En cuanto al alojamiento, un pequeño apartamento en el centro de Barcelona puede ser la alternativa perfecta para que no solo disfrutes del entorno natural que tanto te gusta sino que además, también puedas hacerte con el centro de la ciudad. ¿No es sencillamente perfecto?