Declarada Monumento Histórico Artístico desde hace años, la Catedral de Mallorca, es una de esas construcciones que no nos podemos perder por nada del mundo. Si bien cuando pensamos en el archipiélago lo primero que se nos viene a la mente son las playas que hay a su alrededor, lo cierto es que Baleares tiene mucho más que debemos descubrir. Ésta, coronada como uno de los templos góticos más admirados del planeta, es uno de ellos.

Comparada con algunas de las más bonitas de Europa -no podemos olvidar que estamos ante una construcción gótica y solo en España tenemos varias catedrales del estilo- cualquier persona que se acerque hasta este monumento, incluso sin saber nada de su Historia o conocer el arte, podrá admirar su majestuosidad. La Selu, que terminó de desarrollarse en 1601, tiene tras de sí todo un grupo de anécdotas que debemos conocer.

¿Cuáles son las mejores curiosidades de la Catedral de Mallorca?

Al igual que hicimos la semana pasada con La Sagrada Familia, en el artículo de hoy queremos mostrarte algunos de los datos más curiosos sobre la Catedral de Mallorca. Iniciada en el siglo XIII y con cantidad de modificaciones a su alrededor, nos encontramos ante uno de esos monumentos que no pasa desapercibido para nadie. A continuación, para que estés más al tanto sobre su esplendor, te dejamos con todo lo que debes saber:

Monumento con promesa

Ideada hace casi ochocientos años, la construcción de este ejemplo de la arquitectura gótica no ocurre por casualidad. Jaime I, que se pasó días perdido en el mar antes de establecer su reinado, prometió que de salvarse construiría un templo donde los fieles de la oración pudieran refugiarse. Al llegar a tierra, poco después de recuperarse, comenzó esta aventura que hoy es foco imprescindible para el turismo.

Las reformas de Gaudí

La Catedral de Mallorca ha tenido cantidad de intervenciones. Con el fin de darle la forma que se merecía, muchos fueron los talentos que pasaron por aquí. De todos, Antonio Gaudí es el que más destaca. Durante diez años (desde 1904) el artista se dedicó en cuerpo y alma al traslado del coro que hasta ese momento estaba situado entre los tramos segundo y tercero de la nave que comprendía dicha construcción. El resultado es exactamente lo que vemos estos días.

El parador de la catedral

Durante los meses de verano la cima de la catedral sirve como parador. De lunes a sábado, la organización del monumento permite entrar a la terraza (que de forma ordinaria está cerrada al público) donde disfrutamos de unas vistas espectaculares y que todo el mundo debería disfrutar al menos una vez en la vida. Cualquier visita a Mallorca que se haga en el tiempo de sol, playa y agua de mar es perfecta para ver algo único. ¿Te animas para la próxima vez?

El «ojo del gótico»

Si hay una característica que diferencia a la Catedral de Mallorca de todas las demás es el rosetón del que está dotada. Con trece metros de diámetro nos encontramos ante uno de los elementos mejor conservados y más espectaculares dentro de lo que conocemos en el estilo. Su policromía, con mil doscientos treinta y seis cristales completos, han hecho las delicias de esos apasionados del contraste. Perfecta para admirar tanto de día como de noche.