Con el mes de junio recién iniciado nada nos apetece más que un día de playa. El inicio del calor hace que queramos cambiar esas jornadas de series de televisión por la sombrilla y la hamaca a la orilla del mar. Sintiéndonos pletóricos un año más, aunque en unos meses cojamos vacaciones en Ibiza o pensemos en subir hasta la Costa Brava, para ir calentando podemos llenar la mochila de artículos para la tarde de domingo y disfrutar del salitre a la hora del baño, la brisa y la compañía.

Dibujando una estampa casi perfecta, los amantes de la playa no necesitan más que una bolsa en la que meter dos cosas y salir lo antes posible del trabajo para disfrutar al máximo de lo que está por venir. Así, dependiendo de la costumbre que tengas tú a la hora de tumbarte en la arena, la mochila irá más o menos cargada puesto que lo único que importa son esas ganas de pasarlo bien. Sin que dudemos sobre lo que realmente nos hace falta para que este sea un día especial, también resulta interesante saber qué llevar.

Fotografía de una bolsa para el día de playa

¿Qué es lo que tenemos que llevar para un día de playa?

Aunque hagamos la maleta todos los años, cuando llega el momento de nuevo nos volvemos locos con lo que tenemos que llevar en la maleta para un día de playa y si será suficiente. Esto, que depende bastante de lo que cada persona entienda por pasar una tarde de domingo en la arena, cuenta con una serie de clásicos que no pueden faltar. Aquí, más que con la idea de pasarlo bien, con el hecho de estar protegidos y que el rato de disfrute no se vuelva en nuestra contra. A continuación, para que vayas equipado, te dejamos con algunas recomendaciones:

Protección solar

El elemento que no puede faltar en ninguna bolsa de playa es el protector solar. Necesario para disfrutar al máximo del rato, es importante que te pases un rato mirando cuál es la más indicada para tu piel. Con un mínimo de 15, recomendamos ponerse la crema media hora antes de entrar en la playa y renovar la aplicación cada dos o después de salir del agua. Este bote, que lo debemos meter aunque sea en el bolsillo, nos salva de las quemaduras solares y las afecciones que pueda tener la piel.

Fotografía de una mujer en bañador en su día de playa

Vestimenta

Para un día de playa es imprescindible el traje de baño pero, también ropa fresca que se adapte a la temperatura y al entorno en el que nos encontramos puesto que es la única manera de apaciguar el calor. Las camisetas de colores, blancas o que tengan vida son las que mejor funcionan bajo los rayos de sol y, siempre, acompañadas de unos shorts, bermudas o relacionados. Como accesorios las gafas de sol, unas sandalias o unas chanclas completan el combinado de nuestro finde de verano.

Accesorios de un día de playa

Dentro de nuestra bolsa no puede faltar la toalla. Como accesorio puede que sea el único a tener en cuenta puesto que el resto, dependerá de lo que sea que vayas a hacer tú durante la tarde. Una sombrilla o tumbona, que sirven para la comodidad de estar (o no) tirado en la playa, también son buena idea pero recuerda que puedes alquilarlas sin necesidad de traerlas de casa. Esto, para los que vienen solo a pasar el día es la mejor alternativa aunque, si vas a estar durante una quincena o todo el verano, lo mejor es que te hagas con las tuyas.