¿Qué hacer en Ibiza cuando llueve? Esta mañana nos hemos encontrado con un temporal de tormenta en la isla del sol con el que muchos lugareños se han quedado como sin ganas de nada. En Baleares, aunque no es habitual que existan este tipo de torrenciales, cuando dice a caer agua lo hace sin cesar y con una fuerza imperiosa. Esta semana, que nos encontramos en esta tesitura, para salir debemos pensar en planes alternativos que estén lejos de la playa o esos lugares a los que vamos habitualmente.

A pesar de lo mucho que disfrutamos de un clima estable durante todo el año, puede que lleguemos a la isla en esos días en los que solo nos apetece estar en casa sin movernos del sofá más que para ir a coger algo de la nevera. En cualquier caso, cuando estamos de viaje -tanto por placer como de negocios- nuestra idea no es meternos en la habitación del hotel y ver las horas pasar. Queremos caminar, descubrir el sitio en el que estamos y llevar un bonito recuerdo en la maleta. ¿Todavía lo crees posible?

¿Qué podemos hacer en Ibiza cuando llueve?

Puede que te quedes con las ganas de ver las cuevas de San Miguel o que no disfrutes de Dalt Vila como se merece pero en Ibiza cuando llueve hay otras cosas que nos dejarán un buen sabor de boca. La isla, con cantidad de actividades para hacer tanto en los meses de verano como los de invierno, no se frena y tú podrás aprovechar el tiempo que pases en ella a pesar del temporal. Desde comer un plato típico de la zona hasta entrar en los museos para los que nunca tienes tiempo son muchas las alternativas:

Interior del museo Diocesano en Ibiza

Visitar museos en Ibiza

Aunque Dalt Vila es la colección que la isla nos ofrece al aire libre, cuando llueve a raudales resulta complicado caminar a gusto y disfrutar como se debe de la experiencia en sí. El Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera, el Museo Etnográfico o la Casa Broner están cubiertos y harán que conozcas el legado monumental del sitio mucho más de cerca. Todos ellos, concentrados en el centro de la ciudad, son de fácil acceso y es por eso que cualquiera que quiera saber más sobre Historia, Arte y Antropología local aquí tiene una oportunidad. ¿Vienes?

Salir de compras

Puede que los horarios estén limitados por coronavirus pero Ibiza cuando llueve es un sitio ideal para ir de compras. Con tiendas de todos los estilos, tanto si buscas ropa de marca como accesorios artesanales son muchas las opciones que tenemos. Los comercios, aglutinados en la avenida Roselló y los alrededores del puerto, cuentan con buenas ofertas para que te lleves a casa un recuerdo bonito de la isla. Si traes dinero para gastar pero te corta el tiempo que hace, ¿por qué no desembolsarlo aquí?

Fotografía de guisant de peix, un plato típico de Ibiza

Gastronomía ibicenca

En cualquier parte a la que viajes tienes que hacer una parada para comer y no se nos ocurre nada mejor que la gastronomía ibicenca para olvidar el temporal que hace y que para disfrutar de las playas tendremos que volver en otra ocasión. Los platos de la isla, caracterizados muchas veces por los caldos que hay junto al contenido, entra bastante bien en las tardes de invierno. El bullit de peix, un hervido de pescado que se acompaña de arroz caldoso o a banda o el guisant de peix, que es el que tenemos en la fotografía de arriba, sirven de ejemplos perfectos.

Tiempo de relax

Ibiza cuando llueve invita al descanso. La isla, que está muy comprometida con el ambiente saludable para los turistas, dispone de spa, salas de terapia y muchas otras cosas donde relajarse es el verdadero objetivo. Tanto si has venido por viaje de negocios como si tu idea era estar unos días de playa en familia existen miles de opciones con las que pasar un buen rato. A un precio bastante accesible, seguro que el cuerpo agradece que le dediques unos minutos de placer tras el descontento.

Fotografía de una playa en Ibiza cuando llueve

Día de playa

Sí, no tienes que volver a leer el enunciado. Al coger el avión puede que tu idea fuese pasar toda la semana al sol, disfrutando de la gastronomía de la gastronomía ibicenca para luego bañarte en alguna de esas aguas turquesas pero la playa también es para los días de lluvia. Dotada de un encanto de lo más especial, la tormenta -siempre que no traiga rías- puede dar un toque romántico a la velada que no esperabas. Buscando el lado positivo del temporal seguro que disfrutas mucho más de tu estancia.

Pasear por los mercadillos

Si nos gustan las compras salir a los mercadillos puede ser una buena idea. Aunque algunos están cerrados temporalmente por coronavirus, lo cierto es que cuando vuelvan sí que recomendamos su visita. Cargados de cosas artesanales, tanto si quieres hacer un regalo típico de la isla como si deseas llevarte algo para tu casa aquí seguro que te haces con algo diferente. Las Dalias o el Hippy Market son los que mejor funcionan durante los meses de verano pero no los únicos que tenemos.

Como ves Ibiza cuando llueve está llena de posibilidades. La isla, que invita al disfrute, la diversión o la fiesta esconde también paisajes que no verás en ninguna otra parte del mundo pero que tienes a solo una hora de avión. Son muchas las personas que vienen atraídas por el clubbing o cualquier otra cosa donde la marcha sea la protagonista quedando después absorbidos por su encanto natural. Desde los parques hasta las cuevas de San Miguel este lugar tiene mucho para demostrar.