El mirador de Colón es uno de los monumentos más visitados de Barcelona. Con una situación para cuando paseamos por la ciudad, la cantidad de turistas y residentes que recibe al año lo ha convertido en una atracción que todos deberíamos tener en cuenta para los próximos días. A caballo entre La Rambla y el puerto viejo de la metrópolis nos encontramos con un sitio desde el que podemos ver las vistas.

Considerado Bien Cultural de Interés Local (BCIL) desde hace algunos años, con su inauguración se convirtió en uno de los iconos de la ciudad. En homenaje al descubridor Cristóbal Colón, el monumento se construyó con motivo de la Exposición Universal de Barcelona de 1888. Sin saberlo entonces, su diseñador estaba participando en una de las obras vitales y que hoy todos los que vienen hasta la ciudad gustan de ver.

¿Por qué debería visitar el mirador de Colón en Barcelona?

Cuando vamos con el tiempo justo en una ciudad tan grande como Barcelona cuesta hacerse un plan con aquello que realmente merezca la pena ver. El mirador de Colón, incluso estando muy apretados, debemos valorarlo como tal. Son muchas las personas que ignoran cuál es su grandeza y la manera en la que pueden disfrutar de esta construcción hecha para el recuerdo de todos. A continuación, te dejamos con algunos detalles:

El dedo de Colón

¿Hacia dónde señala el dedo de Colón? Esta es la pregunta que todo el mundo se hace cuando tiene delante por primera vez el monumento en cuestión. A pesar de que antaño se creía que apuntaba a América (por aquello de que el personaje histórico descubrió el continente) lo cierto es que la dirección es Italia. En plena construcción los responsables pensaron que en un futuro, si miraba hacia la Rambla nadie entendería su significado. ¡No te olvides de esto cuando vayas a verlo!

Monumento importante

Junto con la Sagrada Familia se podría decir que el mirador de Colón es uno de los monumentos que más buscan los turistas que llegan a Barcelona. Si bien muchos no conocen su origen, la figura del descubridor sirve como punto de partida para venir hasta los pies de la torre. Con cincuenta y siete metros de altura sorprende su simetría y que con el paso de los años siga en su sitio como si nada hubiese pasado.

Equipo de trabajo

A diferencia de otras construcciones para el monumento de Colón hizo falta un equipo de trabajo completo. Según las fuentes históricas al menos veinte individuos fueron los que se encargaron del diseño, la arquitectura y todo eso de lo que nosotros hoy disfrutamos sin más. El plan, que se aceleró en el último momento, fue trazado con esquemas exactos y un protocolo de conservación que consiguió lo que ahora tenemos señalando hacia La Rambla.

Interior del monumento

Por increíble que parezca hay personas que no saben que el mirador de Colón cuenta con un ascensor por el que podemos subir hasta la cúspide. Al igual que ocurre con la Estatua de la Libertad en Nueva York, si quieres tener una perspectiva global de la ciudad de Barcelona ésta puede ser una gran oportunidad. Además, desde dentro, mientras subes hacia lo más alto, puedes observar cada detalle de la construcción y comprender todo el trabajo que hay tras ella. ¿Te animas?

La magia de los leones

La figura de Cristóbal Colón está custodiada por ocho leones. Aunque el monumento cuenta con otras partes de interés, lo cierto es que casi todas las miradas van hacia estos felinos. Los turistas, que siempre gustan de hacerse fotos con recuerdos más allá de lo que supone la construcción en sí, se suben a las figuras para captar la mejor instantánea y poder enseñarla a sus amigos o familiares. ¡No dejes de ser tú uno de ellos!

¿Cuánto cuesta subir al mirador de Colón de Barcelona?

Los adultos solo tendrán que pagar 6€ por persona para disfrutar del mirador de Colón. Por su parte los niños de entre cuatro y doce años con 4€ suben sin problemas. Además también hay un precio de 4€ por individuo jubilado que quiera recordar un poco de la Historia o simplemente ver Barcelona desde las alturas. En horario de 8:30 a 19:30 dispones de todos los días de la semana para citarte aquí.