Si ayer hablamos de los planes virtuales de cultura que la capital quería poner en marcha a consecuencia del covid-19, hoy parece que se presentan las primeras alternativas en casa. Las rutas digitalizadas en Madrid, como propuesta inicial del ayuntamiento, es una manera de caminar por esos senderos al aire libre que, aunque hace solo unos días podíamos hacer a pie, ahora están completamente restringidos. Los espacios naturales de la Sierra de Guadarrama encabezan ahora lo que tal vez sea una nueva forma de hacer turismo.

Tomando de ejemplo un proyecto que arrancó en 2012 con el Gran Cañón del Colorado, las Islas Galápagos o la Alhambra de Granada, las rutas que la Comunidad de Madrid ha lanzado tras el estado de alarma están perfectamente mapeadas con Trekker de Street View, una herramienta que nos permite vivir en directo cualquier escenario que aquí haya quedado registrado. Sin movernos del sofá, aunque con ganas de que fuese real, paseamos por lugares a los que de momento no han llegado nuestros pies.

¿Cuáles son las rutas digitalizadas en Madrid?

Con la colaboración de Navalmedio Naturaleza, una empresa especializada en escapadas y planes al aire libre, las rutas digitalizadas en Madrid ahora cuentan con una importante base de datos de imágenes o vídeos con los que nuestro momento se hace mucho más real. Si bien sabemos que lo que te gustaría es poder estar haciendo todos esos caminos en este momento, quizás nos sirva para coger ideas de trayectos que hacer cuando todo esto pase y volvamos a la normalidad. A continuación os dejamos con las propuestas:

Fotografía de la Torre del Telégrafo del Cerro del Cañal de Alpedrete

Cerro del Cañal de Alpedrete

Subir al Cerro del Cañal de Alpedrete es una experiencia única. Situado en el Puerto de Navacerrada, en la Sierra de Madrid, nos encontramos con una montaña de 1858 metros de altitud que además, alberga una estación de esquí. Como paso natural entre los montes de Siete Picos (al oeste) y la Bola del Mundo (al este) sigue siendo uno de los más transitados de Guadarrama gracias a que, a pesar de estar en un punto alto, tampoco tiene la dificultad que presentan otros.

Con varias rutas guiadas (el camino de schmidt, la senda del valle de la barranca o la cuerda larga) desde hace años hay grupos que se reúnen para llegar hasta el último rincón del cerro. Con la Torre del Telégrafo como uno de los objetivos, es habitual ver personas haciéndose fotografías en esta casa que mostramos en la imagen, un sitio que en su momento recibía señales luminosas desde Torrelodones. Ahora, sin necesidad de escalar ni de cansarte puedes también disfrutarlo desde tu sofá.

Fotografía del circo glaciar de Peñalara

Circo glaciar de Peñalara

Dentro de las rutas digitalizadas en Madrid también tendremos la oportunidad de recorrer el Circo glaciar de Peñalara. Esta hoya, creada hace 1,8 millones de años, es uno de los caminos favoritos por los senderistas. Cubierta por cubetas de nieve cuando toca la época, es de trayecto sencillo y son muchos los rincones que tenemos para ver. Las Lagunillas, Los Claveles y Los Pájaros son algunas de las paradas recomendadas pero, de venir con tiempo recomendamos que se haga completo.

A pesar de su extensión (140 km de largo aproximadamente) el paseo es bastante liviano e ideal para hacer con niños. Dotado de varios miradores y alguna que otra casa refugio de descanso, siempre podremos hacer paradas para tomar un refresco o dar un mordisco al bocadillo. El Cobertizo del Depósito o la Fuente del Cedrón son, junto con los puntos que hemos dicho en el párrafo anterior, algunos de nuestros altos favoritos. Ahora que lo vemos desde casa podremos hacerlo todo de seguido pero, ¿y cuándo vuelvas por aquí?

Fotografía de las atarjeas de Moralzarzal

Atarjeas de Moralzarzal

Las atarjeas de Moralzarzal son el destino perfecto para los amantes de la Historia. Este municipio madrileño, en el que se han librado cantidad de batallas a lo largo de su existencia, también es famoso gracias a la arquitectura hidráulica musulmana que lo define. En los Manantiales de Robledo veremos la arquetas que durante años sirvieron como suministro principal de agua para toda una población. La obra, construida a finales del siglo XIX, es una de las razones por la que muchos senderistas vienen hasta este lugar.

Al igual que con los otros ejemplos, las atarjeas tienen sus visitas guiadas en las que una persona no solo nos citará por grupos sino que además trata de explicar el sentido que tienen estos elementos en el espacio natural. En las laderas de Matarrubia, donde el agua sigue cayendo como el primero de los días, además de ver el complejo hidráulico también podremos pasear por sus alrededores sintiendo el poder del aire libre y todo lo que es capaz de traer consigo. ¿Vienes?

Fotografía de la charca de los Camorchos en el Hoyo de Manzanares

Montes del Hoyo de Manzanares

Situado en el Parque Regional de la Cuenca Alta, los montes del Hoyo de Manzanares son perfectos para aquellos a quienes les gusta estar perdidos en medio de la naturaleza y casi sin saber por dónde ir. La Cerca de la Cabilda, La Cerca de Las Viñas, El Monte de los Atillos y El Monte Ejido son los cuatro picos que vamos a descubrir en estas rutas digitalizadas por Madrid pero también vamos a dar un repaso a esos humedales que tanto en primavera como en otoño atraen a cientos de intrépidos.

La Charca de Los Camorchos o las de La Berzosa son las dos que tenemos en este punto de la Sierra de Madrid. El lugar, cargado de anfibios y sus canteras de granito, invita a pasear por cada uno de sus rincones. Es importante recordar que, aunque las vistas pueden ser únicas, no debemos subir a la cumbre puesto que además de peligroso es un espacio protegido al que no se permite el acceso. Para descansar tenemos las zonas recreativas y, si lo que quieres son buenas vistas del paisaje están los miradores.

Fotografía de la dehesa de Los Molinos en Madrid

Dehesa de Los Molinos

La Dehesa de Los Molinos es uno de los paseos más sencillos de la Sierra de Guadarrama. Entre fincas ecuestres y canales de montaña damos con un escenario que, si bien no sorprende por su belleza, sí lo hace con su tranquilidad. En nuestro recorrido, la vegetación serrana nos recuerda que las encinas, los fresnos, robles y las flores silvestres son algunas de las plantas que han sobrevivido al paso del tiempo. Por otro lado, como estancia ganadera de serie, seguramente veamos algún que otro rebaño a nuestro alrededor.

Con La Peñota, El Montón de Trigo, Siete Picos o La Maliciosa son algunos de los puntos más altos que tenemos en este lugar pero como hemos advertido su escalada no es de dificultad alguna. Ahora que lo verás online a razón del covvid-19 puede que no notes nada en el cuerpo pero debes ir haciéndote para cuando, en la nueva normalidad, salgamos a hacer este tipo de senderos. Campestre en su totalidad, se recomienda ir equipado con bebidas y algún bocadillo para nuestra parada.

Fotografía del embalse del Ejército del Aire en el Valle de la Barranca

Valle de la Barranca

Entre la Bola del Mundo y La Maliciosa, próximo al Cerro del Cañal de Alpedrete, tenemos el Valle de la Barranca, un espacio natural en el que los bosques de pinos ocupan prácticamente todo el espacio. Recorrido por el río de Navacerrada casi en su totalidad, también nos encontramos con jaras, enebros, zarzamoras e hilos de setas que invitan a recogerlas. La Fuente del Molinillo, donde daremos por finalizada nuestra ruta, nos lleva hasta el famoso embalse del Ejército de Aire que ponemos en la fotografía de arriba.

Navacerrada, que es un pueblo de Madrid con mucha historia, oculta en este valle un pasado siniestro y que a muchos pone los pelos de punta. En la ladera del Canto Gordo, justo al inicio del tramo, nos encontramos con el sitio en el que se encontraba el antiguo Real Sanatorio de Guadarrama o de Walpurgis, construido en 1918 y que ha traído a cientos de turistas hasta aquí. Por otro lado, es interesante saber que a la orilla del río apareció hace no mucho arte rupestre con unos cinco mil años de antigüedad.

Fotografía del Arroyo Mediano en el Hueco de San Blas

Hueco de San Blas

El Hueco de San Blas también es escenario de antiguos reposos glaciares. Situado en los términos municipales de Manzanares El Real y de Soto del Real, estamos ante una de las rutas digitalizadas en Madrid que presentan mayor dificultad pero que ahora nosotros vamos a disfrutar desde casa y sin tener que hacer ningún tipo de esfuerzo. Un camino empinado de rocas y vegetación abrupta es lo que nos espera durante los cinco kilómetros que tiene el trayecto desde su inicio. ¿Te animas con ello?

Ideal para hacer en otoño gracias al contraste de los colores y la buena temperatura que se gasta aquí, en la Hoya de San Blas tenemos muchos puntos de interés en los que ir parando. El abrigo de Cuerda Larga, el Cordel del Prado Herrero o el Embalse de Palancares al que llegamos por el famoso Arroyo Mediano que tenemos en la fotografía de ejemplo, son algunas de las cosas que no te puedes perder. Con rutas guiadas saliendo desde la capital quizás, cuando todo vuelva a ser como antes, te animes a una de estas escapadas.

Fotografía del Puerto de la Fuenfría en la Sierra de Guadarrama

Puerto de la Fuenfría

Uniendo las provincias de Segovia y Madrid, el Puerto de la Fuenfría es uno de los recorridos más interesantes que tenemos en la lista. Situado en el municipio de Cercedilla, a una altitud de 1796 metros, lo encontramos en algún punto entre La Mujer Muerta y Siete Picos. Este paso, construido por romanos para comunicar ambas vertientes de la sierra, facilitó el comercio y las relaciones internacionales que la monarquía quería entonces. Hoy, con uso plenamente deportivo, resulta perfecto para hacer senderismo.

El Puente Descalzo, la Pradera de Corralillos o la Carretera de la República son algunas de las paradas que haremos en las rutas digitalizadas en Madrid tirando por este tramo. El sitio, que se hace perfecto para pasar una tarde de domingo o venir en bicicleta, también cuenta con una pista forestal que todos los turistas hacen a la vuelta. Encontrándonos con el área recreativa de Las Dehesas de Cercedilla, la idea es que puedas verlo todo y sentir el aire como si estuvieses caminando por sus senderos.

Fotografía de la Ermita de Nuestra Señora del Rosario

Ermita de Nuestra Señora del Rosario

Desde Soto del Real podemos llegar hasta la Ermita de Nuestra Señora del Rosario por el camino que va hasta Miraflores de la Sierra. Este punto, muy conocido por el peregrinaje que hacen lugareños y turistas, es una atalaya desde la que podemos admirar paisajes únicos y que ahora veremos gracias a las rutas digitalizadas en Madrid. Construida en 1954 alrededor de la finca Peña Mingazo, fue donada al ayuntamiento por Pilar González, hija del viejo arzobispo de la capital y que le tenía un cariño especial.

En el interior de la ermita se venera la imagen de la Virgen del Rosario y es por ello que encontramos cantidad de personas que vienen para cederle sus ofrendas o rezar oraciones delante de su figura. Su mirador, aunque no es algo que esté registrado de manera institucional, también atrapa a todo el que pasa por aquí gracias a la panorámica que hace del infinito. Como perdidos en la cima de un monte donde solo vemos hileras de árboles y vegetación, si quieres hacer algo diferente no puedes perder esta oportunidad.

Fotografía de un refugio de la Guerra Civil en La Jarosa

Trincheras de La Jarosa

Los amantes de la Historia de España tienen una cita importante en La Jarosa. En este punto de la Sierra de Guadarrama nos encontramos con esas trincheras que sirvieron de bloque de defensa contra el enemigo durante la Guerra Civil. Abandonadas y expuestas en la intemperie todavía ganan un aire mucho más tétrico que no solo se queda en aquellos recuerdos del pasado. El trayecto, que son cinco kilómetros que podemos hacer perfectamente en hora y media tranquilamente, no presenta ninguna complicación y es bastante interesante.

Rodeado de pinares (laricio, silvestre y resinero) estamos a un desnivel de ciento setenta metros que ahora mismo podemos ver sin ninguna condición climática desde casa. El embalse, al que llegamos por la vereda del agua, es otro de los grandes atractivos que tenemos en la zona. Caminando de forma pausada y disfrutando aquello que nos ofrece el paisaje, veremos no solo un espacio salvaje sino rincones cargados de historia que tienen mucho que contar y sobre los que vale la pena pensar.

Fotografía de la Senda de Victory en Cercedilla

Senda Victory

En el municipio de Cercedilla tenemos la Senda de Victory, un recorrido sencillo de hacer y con el que podemos ocupar la tarde. Desde la pradera de los Corralillos, el punto de inicio que todo el mundo recomienda, vamos hacia la pista forestal hasta llegar al arroyo de Navazuela. Sin apenas dificultad, el camino es perfecto para hacer con niños pequeños. En la ruta, que ayudó hace años a la construcción de la Carretera de la República, es una de las grandes favoritas de la lista.

El Mirador de los Poetas, la Ducha de los Alemanes o el Refugio de Navarrulaque son algunas de las paradas más importantes que tenemos en el recorrido que llevamos. Con indicaciones por todas partes, si eres un apasionado del senderismo y ya has hecho algunas de las rutas digitalizadas en Madrid de las que hemos hablado aquí recomendamos vivir la experiencia de noche. Como curiosidad diremos que la senda está dedicada a Antonio Victory Rojas (1890-1972) pionero del montañismo en España y eterno enamorado de la Sierra de Guadarrama.

Fotografía de Rasos de Mataelpino en la Sierra de Guadarrama

Rasos de Mataelpino

La ruta de los Rasos de Mataelpino tiene apenas cuatro kilómetros y la hace ideal para una tarde de domingo. La variedad de paisajes y el fabuloso ecosistema que la caracteriza consiguen que nos encontremos en un hábitat diferente y cargado de puntos en los que parar. A medida que nos alejamos del casco urbano una hilera de fresnos, encinas y enebros serán nuestros compañeros en el camino. Rodeados por los tradicionales muros de piedra, la senda campestre se hace mucho más atractiva ante los ojos.

La Fosa de la Cerceda, el Arroyo de las Callejas o la Sierra de los Porrones de la que desciende el agua son algunos de los paraísos que tenemos en este recorrido y que ahora, gracias a las rutas digitalizadas en Madrid, no habrá que hacer a pie. Con varios desniveles, para algunos senderistas se ha hecho bastante difícil durante las temporadas en las que el clima no acompaña. Su flora, de entre la que destaca el matorral, está en continuo estado de conservación y es por ello que debemos tener cuidado mientras andamos.

Fotografía del búnker blindado del ejército de Alto León en la Sierra de Guadarrama

Álamos blancos de Guadarrama

El cerro de los álamos blancos de Guadarrama es un bonito paraje donde los pinos y las rebollas son la vegetación más abundante. Situado en el Alto del León, donde los leales a la República ubicaron una pequeña atalaya, estamos en un lugar en el que no solo vamos a admirar la flora que lo define sino que también veremos restos como la fachada frontal del barracón, la fuente de las Hondillas o el búnker blindado del ejército rebelde que hemos puesto de ejemplo en la fotografía superior.

La Pradera del Asiento del Roble, el Arroyo de la Chorrera o la Pradera de la Pinosilla, que está cubierta por pinos de diferentes tipos son algunos de los tramos en el camino que merecen una parada. Como recorrido histórico, al igual que ocurre con las trincheras de la Jarosa, es uno de los más atractivos que tenemos en la lista. La Guerra Civil, conflicto que cambió el rumbo de España, tuvo un importante campo de batalla por toda la Sierra de Guadarrama así que si estás interesado en este episodio no puedes dejar de venir.

Fotografía de la dehesa de Alpedrete en la Sierra de Madrid

Dehesa de Alpedrete

Volvemos a Alpedrete porque además del Cerro del Cañal también podemos pasear por sus dehesas. Con una superficie de más de cien hectáreas para disfrutar del aire libre, pasaremos por hileras de pinares o encinas que están perfectamente conservados. En el camino la fauna es otro de sus grandes atractivos puesto que además de los cientos de insectos, son muchas las aves migratorias que vienen desde otras sierras para beber o alimentarse de esos bichos que surcan las aguas del arroyo.

Los vestigios de las canteras o los antiguos lavaderos comunales de piedra son dos altos en el camino. Tratando de meternos en la historia de la sierra y sentir la libertad del pueblo, al detenernos aquí comprendemos por qué el Guadarrama es un espacio perfecto para el senderismo. La ruta, sencilla de hacer, es genial para parejas con niños o personas que quieren salir con su mascota aunque ahora, gracias al proyecto que ha hecho el ayuntamiento de Madrid, no tendrás que preocuparte por ninguna dificultad.

Fotografía de la ruta por El Bolao, Cerceda y Mataelpino

Circular El Bolao-Cerceda-Mataelpino

Tres localidades distintas en un solo pueblo es lo que tenemos en este sendero. Con más de sesenta rutas para hacer, la circular de El Bolao, Cerceda y Mataelpino es uno de los puntos de la Sierra de Guadarrama que más nos gusta. El camino, plagado de miradores y bellos paisajes se encuentra lleno de ciclistas, aventureros o personas que buscan turismo al aire libre. El primero como dehesa boyal, la segunda como un pequeño poblado de encinas y el último que es una mata de pinos forman el paraje perfecto para una tarde de domingo.

Como vemos, las rutas digitalizadas en Madrid son una oportunidad de ver sitios que están en medio de la sierra y a los que ahora mismo no podemos ir dadas las circunstancias por coronavirus. El país, que ha quedado completamente cerrado a cualquier actividad no esencial, vive un momento de duda e incertidumbre en el que jamás se había encontrado. La capital, consciente de lo que necesitamos distraernos en estos días, pone a disposición cientos de programas que seguramente nos saquen una sonrisa. ¿Te animas con ellos?