Sóller es uno de los pueblos más recomendados de Mallorca. Más allá de las olas y los kilómetros de costa, esta isla cuenta con cantidad de rincones en los que merece la pena pasar unos días. Situado en el noroeste del archipiélago, este municipio cuenta con muchos encantos de los que seguramente te quedarás prendado. Con la belleza y la tradición como pequeños aliados, aquí siempre encontrarás una razón para volver.

Desde los años 90, el túnel de Sóller cobró fama al proporcionar una de las rutas más cómodas hacia Palma y el resto de la isla. Evitando las carreteras montañosas y las curvas de diferente nivel, los lugareños tenían no solo un medio en el que transportar fruta hasta el lugar (motivo por el que se inauguró en 1912) sino también una manera de pasear alrededor de bonitos paisajes sin peligro. Actualmente es una de las atracciones turísticas de la zona con mayor fuerza pero, ¿sabes por qué guarda tantos encantos?

¿Qué es lo que tenemos que ver en Sóller?

Con casi 15.000 habitantes a lo largo de su municipio, el origen de Sóller se remonta hasta la época talayótica. Si sabemos un poco de historia sobre las islas Baleares, tendremos en cuenta que aquí hay cantidad de restos arqueológicos que cualquier amante de nuestros antepasados luchará por ver al menos una vez en la vida. Con esto sus vestigios podrían remontarse entre los años 5.200 y 2.700 a.C. A continuación, te dejamos con algunos de sus magníficos encantos:

Iglesia de Sant Bartomeu

Situada en la Plaza de la Constitución, la iglesia de San Bartomeu es uno de los monumentos más importantes del pueblo. De estructura barroca, fachada modernista y campanario neogótico, nos encontramos ante una construcción que sabe equilibrar bastante bien varios estilos. El conjunto ofrece un tratamiento rústico que solo se consigue gracias a la piedra calcárea, original del municipio y que durante años, tuvo una gran demanda.

Puerto de Sóller

Situado a tan solo tres kilómetros del propio pueblo, el puerto de Sóller es uno de los principales reclamos turísticos de ese rincón de Mallorca. A través de un pequeño paseo, podemos disfrutar de las vistas e incluso sentarnos en alguna terraza para tomar algo. Aquí también podemos visitar la Torre Picada, un enclave de vigilancia construido en el siglo XV para la defensa de los ciudadanos. ¡Una oportunidad que no debes perder!

Faro de Cabo Gros

Inaugurado en 1859 (a pesar de que no se puso en funcionamiento hasta 1944) es una de las construcciones más importantes (a nivel económico) del pueblo. Su uso se remonta hasta el año comentado pero hoy, que la era es otra muy diferente, seguimos admirando pequeños destellos que nos recuerdan a aquella época en la que no teníamos tecnología alguna. Sin duda una de las cosas que debes admirar desde cerca.

Ca Prunera

A pesar de que el Museo del Mar o el Balear de Ciencias Naturales son los más antiguos y también, durante años los más visitados, Ca Prunera esconde una serie de encantos que no escapan a nadie que lo visite. Desde 2009, este edificio del siglo XX trae cantidad de exposiciones que, cualquier amante del arte estará encantado de reconocer. Con colecciones de artistas nacionales e internacionales, nos encontramos ante un museo cada vez más importante y que hoy supone un reclamo turístico para los intelectuales. ¿Eres tú uno de ellos?

Playas de Sóller

No podíamos hacer un listado de cosas para ver en Sóller sin acercarnos a sus playas. Con tres perfectamente diferenciadas, nos encontramos ante un pueblo que además de ofrecer un casco histórico estupendo y, como hemos visto ya, de lo más bonito que podamos imaginar, también tiene terrenos de sal y arena que no pasan desapercibidos para ninguno de los turistas que vengan hasta aquí.

Con una longitud de 300 metros, la playa Den Repic es una de las más populares de la zona. Aunque es la que está más alejada del centro, su tranquilidad (en verano como todas, se llena de gente) llama a los turistas que no tienen muchas ganas de jaleo. Puerto de Sóller por su parte, tiene el doble de metros y hasta aquí llegan personas de todo el mundo que quieren darse un chapuzón. Por último Des Través, tiene cada vez más visitas gracias a su situación pues recorre el centro hasta el muelle, justo donde está la estación del tranvía.

Hasta aquí algunas de las cosas que debemos ver en uno de los pueblos más bonitos de Mallorca. Son muchos los encantos que guarda la isla y, a pesar de que la primera vez que venimos nos quedamos por la capital, si tienes oportunidad de pasearte por sus alrededores te darás cuenta de que en esta parte del archipiélago balear existe mucho más de lo que en realidad te quieren promocionar.

¿Dónde podemos dormir en Sóller?

Como para cualquier otro sitio al que vayamos, dormir en Sóller debe ser una prioridad cuando vamos a visitar el pueblo. Normalmente, a la hora de escoger un destino X, miramos qué podemos hacer y/o ver allí para después conocer el lugar en el que vamos a descansar. Tratándose de un lugar pequeño, si solo vamos a estar un día a lo mejor lo ideal es buscarse un apartamento por Mallorca aunque aquí, todo depende de cuáles sean nuestros planes.

Para los que están liados con las reservas y no terminan de aclararse nada, HOMEnFUN, empresa líder dentro de las reservas turísticas o gestión de pisos vacacionales, cuenta con un equipo de profesionales que te puede ayudar a encontrar el sitio que estabas buscando. Desde aquí solo tendrás que pensar en cuál es tu espacio favorito de la isla y preguntar cuáles son las opciones de alojamiento.

Sóller es un pueblo con encanto y, si lo que quieres es ver algo diferente ahora que andas por Mallorca, quizás merezca la pena venir hasta aquí aunque solo sea para pasar unos días. Tanto si te animas en verano como en temporadas bajas, el espacio tiene mucho que ofrecer desde el principio. Con casco antiguo y playas donde querrás estar toda la tarde, recomendamos que esté en tu lista de lugares para visitar próximamente.