Parece que hay quien sigue buscando vuelos para este verano. Los turistas en Baleares, que han caído considerablemente desde que se declarase el estado de alarma, siguen siendo el comentario habitual para los meses siguientes. Según un informe de Mabrian, las islas han tenido una importante recuperación desde el pasado 17 de abril aunque esto no supone que vayamos a tener unas vacaciones como las de antes.

Mallorca, Ibiza, Menorca y Formentera que son las islas que mayor número de visitas tienen durante esta temporada del año ya habían dado el verano por perdido. La crisis del covid-19, que ha cerrado cantidad de negocios y dejado en la quiebra a muchos otros, no solo no permitirá que el verano sea como lo que hasta ahora conocíamos sino que los hosteleros no se atreven a abrir en las condiciones que impone el gobierno.

¿Cuáles son los turistas en Baleares que siguen pensando en sus vacaciones?

Aunque durante los meses de verano el archipiélago está colmado de personas de todas las nacionalidades, lo cierto es que siempre hay un mercado que destaca por encima del resto. Alemania, Reino Unido y España son los países que más se interesan por estas costas y ahora, en plena crisis, parece que lo siguen haciendo. El turismo en Baleares destaca por las playas, las puestas de sol y la fiesta pero, ¿por qué gusta tanto a los extranjeros?

Estilo de vida cosmopolita

La variedad de personas que hay de vacaciones en la isla es lo que hace que muchos extranjeros decidan hacer las maletas y pasar aquí el resto del verano. Mallorca, que es la que más destaca por su estilo de vida cosmopolita, suele ser también la que más gusta. Británicos y alemanes en su mayoría son los que lo hacen su sitio habitual de vacaciones. Ahora, con la crisis del covid-19, no sabemos qué pasará. ¿Cuándo volveremos a la normalidad?

Clima en las islas

Con trescientos días de sol al año, ¿quién puede decir que no a unas vacaciones en la isla? Si a este detalle añadimos las temperaturas de invierno que suele haber en Alemania e Inglaterra ya sabemos por qué los turistas en Baleares suelen ser de estas nacionalidades. Si bien la temporada de verano suele ser la más alta, algunos extranjeros aprovechan para quedarse por aquí septiembre y octubre, meses en los que se sigue estando bien.

Playas como en el paraíso

Las playas de Baleares son el claro ejemplo de que no tenemos que salir de España para entrar en el paraíso. Aunque casi siempre resaltan aquellas que se encuentran en el Caribe, lo cierto es que solo tenemos que darnos un paseo por Mallorca o Formentera para darnos cuenta de nuestra suerte. Desde las grandes extensiones de arena hasta esas pequeñas calas que tanto nos gustan hay un sinfín de opciones para que podamos elegir.

Viaje seguro

Aunque parezca una tontería el hecho de que las islas Baleares sea un destino de alta seguridad también influye bastante en la toma de decisiones de la persona. Considerada una de las regiones donde mejor se puede convivir (aunque los robos en casas han aumentado bastante en los últimos años) los extranjeros saben que aquí se sentirán bien y no tendrán que andar con miedos extra como se deja ver en otras partes del mundo.

Actividades de ocio

Al margen de las playas el turismo en Baleares puede disfrutar de todo tipo de actividades de ocio. Compras, fiestas durante la noche o parques de atracciones para los más pequeños son algunas de las distracciones que tienes aquí. Con horarios amplios que nos hacen disfrutar buena parte del día cualquier pareja o grupo de amigos podrá estar pasando unas tardes con la familia que jamás olvidará.

Belleza natural

La Sierra de Tramuntana es uno de los conjuntos naturales más fascinantes del mundo. Casi sin tocar, nos ofrece una extensión verde sin precedente alguno y que gusta a los espíritus más salvajes. Las islas de Cabrera y la Dragonera son el pequeño paraíso de los observatorios de pájaros y desde aquí además, podremos ver su hábitat y la forma en la que se comportan durante la temporada. ¿Te fascinan los animales? ¡No te lo pierdas!

Comprar propiedades, la otra cara del turismo en Baleares

Al margen de la cantidad de cosas que tenemos para hacer en la isla, el turismo en Baleares también se ha visto fomentado por la compra de propiedades. Apartamentos, restaurantes y locales de noche son algunos de los caprichos que se pegan esos alemanes o británicos que vienen de fuera. Con la facilidad que pone el ayuntamiento a la hora de vender (no sabemos todavía si esto cambiará respecto al covid-19) cualquier persona con dinero puede hacerle frente.

Con procedimientos bastante efectivos y rutinas en la práctica que favorecen al comprador, nos encontramos con un conjunto de islas donde hay mucho mercado aun por explotar. La barrera del idioma que es prácticamente inexistente y la variedad de industria que hay a su alrededor motiva mucho más a esas personas que quieren tener una casa en la playa, una villa para alquilar o bien un negocio nocturno.

La crisis del covid-19 es una de las peores guerras sociales, sanitarias y económicas con la que estamos lidiando. El turismo en Baleares, como muchas otras cosas que aumentan de valor llegada esta temporada, se verá mermado aunque todavía hay grupos y planes con los que podría resurgir poco a poco. En cualquier caso, seguimos en estado de alarma y la idea de retomar las actividades es algo todavía demasiado utópico.