La Alameda de Hércules es uno de los espacios más famosos de Sevilla. Cargada de terrazas donde tomar una cerveza o discotecas en las que bailar, esta plaza cuenta con muchos años de Historia, cantidad de anécdotas sorprendentes y algún que otro encuentro de personajes importantes. Con todo a su favor, aunque a la vista ha cambiado bastante con el paso de los años, lo cierto es que es un sitio que hay que conocer.

Con la leyenda de Leovigildo a sus espaldas (un hecho que no está documentado) conviene no pensar en este lugar como un sitio de fiesta y recreo. Si bien hoy pocos son los que valoran el escenario en que se encuentran, lo cierto es que merece la pena dar una vuelta por aquí sabiendo cuáles fueron los acontecimientos y/o factores que la llevaron a ser lo que es en estos días que corren. ¿Te gustaría estar al tanto de ello?

¿Qué podemos ver en la Alameda de Hércules?

Situada en la zona norte del distrito de Casco Antiguo, lo que en su día fuese el jardín más viejo de Europa ahora es una plaza que, aunque destaca por su ocio nocturno, cuenta con muchos rincones en los que podemos perdernos y disfrutar de lo que un día fue lugar en el que se sembraba Historia. Si estás de visita por Sevilla o simplemente ignoras lo mucho que hay para descubrir aquí puede que haya llegado el momento de descubrirlo:

Esculturas que dan la entrada a la Alameda de Hércules, Sevilla

Escultura de Hércules

En 1575 el templo romano de la calle Mármoles cede dos columnas para una nueva configuración de la ciudad. Diego Pesquera, escultor responsable de varios monumentos de Sevilla, diseña las estatuas de Hércules (fundador de la ciudad según cuenta la leyenda) y Julio César. La primera es la base que da nombre a la plaza mientras que a la segunda se le atribuye la renovación urbana de Hispalis. Hoy, ambas siguen en pie determinando cuál es la entrada al sitio.

Casa de las Sirenas de la Alameda de Hércules

La Casa de las Sirenas en la Alameda de Hércules de Sevilla

Casa de las Sirenas

De las múltiples edificaciones que se han hecho en la Alameda de Hércules durante todos estos años la Casa de las Sirenas es la más importante. En 1857, gracias a los terrenos adquiridos por Lázaro Fernández de Ángulo, se diseña el bloque con mayor historia del lugar. Elaborada a modo de palacete romántico con influencia francesa, fue abandonado durante los últimos años del siglo XX pero por suerte se cedieron los derechos al Ayuntamiento de Sevilla y desde entonces pasó a ser la cede del centro cívico que todos conocemos.

Funcionamiento de las fuentes en la Alameda de Hércules

Fuentes de agua en la Alameda de Hércules de Sevilla

Fuentes de la Alameda

Cuando pensamos en las fuentes de la Alameda puede que imagines esculturas grandes y vistosas (sobre todo si tenemos en cuenta la idea del jardín) pero en la actualidad no pasan de pequeños agujeros en el suelo. Aunque en el siglo XVI sí que se construyeron así hoy la realidad es muy diferente. De la urbanización original solo se mantienen dos que datan de 1574 y que desde el aire son perfectamente visibles.

Capilla del Carmen de Calatrava en Alameda de Hércules

Capilla del Carmen de Calatrava en Alameda de Hércules, Sevilla

Capilla del Carmen de Calatrava

Fuera de la plaza pero todavía en el interior de la Alameda de Hércules nos encontramos con la capilla del Carmen de Calatrava. Levantada como ermita en 1646, son muchas las historias que hay a sus espaldas. Los cronistas sujetan que años atrás un joven fue apuñalado a sangre fría en este rincón y los familiares, afligidos por las pérdida, mandaron construir este espacio para rezar oraciones. Hoy, que para muchos pasa desapercibida, está rodeada de bares y establecimientos que dan justo a la salida del conjunto.

La casa de Bécquer está en la Alameda de Hércules

Placa situada en la Casa de Bécquer de Sevilla

Casa de Bécquer

El poeta Gustavo Adolfo Bécquer es una de las figuras más reconocidas de Sevilla. Romántico y con una pasión desmedida por las letras, nació un 17 de febrero de 1836 en la Alameda de Hércules. La calle Conde de Barajas, que se sitúa en el barrio de San Lorenzo y pertenece a este distrito cuenta con una placa justo en la puerta donde se lee que efectivamente el escritor nacería allí hace siglos. ¡No dejes de venir a verla!

La noche en Alameda de Hércules, ¡centro de reunión y festejos!

Aunque la Alameda de Hércules ha pasado por muchas fases, una de las cosas que más gustan sobre ella es la cantidad de locales y sitios para fiestas que hay en la plaza. Desde los años ochenta, cuando todavía era foco del tráfico de drogas y la prostitución, nos encontramos con un sinfín de establecimientos dedicados al ocio. Bares, discotecas, cafés de tertulia, etc es la oferta que tenemos desde entonces.

Junto con la calle Betis, situada en el barrio de Triana, se puede decir que la Alameda es el sitio más transitado por esas personas que quieren pasarlo bien. La variedad, que es lo que consigue que cada vez haya más turistas en los alrededores, es lo que ha tenido a los sevillanos pendiente de cada uno de los cambios que aquí se han hecho. Ideal para echar unas risas con los amigos, las noches de verano son las que más se notan para los extranjeros.

Como plaza con Historia que tenemos en la ciudad es un sitio al que no podremos dejar de venir. Si te gustan los inicios de las ciudades o cómo han cambiado algunos sitios con el paso de los años lo suyo es que nos demos un paseo por aquí y disfrutemos al máximo de la experiencia. Por otro lado, si lo que buscas es fiesta o bares de todos los estilos para echar una cerveza aquí también está tu lugar.

¡No te lo pienses! Si has reservado un viaje para Sevilla la Alameda de Hércules es ese sitio en el que estarás disfrutando a todas horas de un entorno joven y cargado de anécdotas. Solo con los cinco sitios a tener en cuenta cuando vengamos por aquí a pasear ya estaremos viendo una parte de la Historia de la ciudad que no pasa desapercibida. Desde la iglesia hasta las fuentes hay mucho que fotografiar. ¿No crees?