Con el confinamiento, además de actualizar la web de tu apartamento o buscar nuevas estrategias de marketing, también podemos invertir tiempo en dar un lavado de cara a los alojamientos. La decoración de hotel, dentro de todos los modelos de negocios que hay, siempre ha sido un referente para el descanso y, observándola de cerca, podemos tomar muy buenas ideas para lo que nosotros regentamos.

Aunque con la estampida de los apartamentos turísticos las reservas están mucho más repartidas no debemos olvidar que el hotel sigue siendo la primera opción para muchas visitas. Teniendo en cuenta esto, cualquier sugerencia o información que podamos sacar de nuestra competencia directa puede ser fantástica para conseguir esos objetivos que hace tiempo nos marcamos en cuanto a decoración. ¿Te gustaría sacar el máximo provecho?

¿Por qué la decoración de hotel sigue siendo efectiva?

El turismo, como muchas otras actividades económicas, va cambiando constantemente. Lo que el año pasado era tendencia puede no tener sentido este que cruzamos incluso, algunas de las cosas a las que nos habíamos acostumbrado entonces ya no cuenten con la misma relevancia. La decoración de hotel, a pesar de todo lo que hemos dicho, sí que sigue siendo un referente casi a todos los efectos. A continuación, para los que buscan nuevas perspectivas, dejamos algunas ideas:

Cama en el centro de la habitación

La cama en el centro de la habitación es una tendencia que no pasa de moda. Por lo general, cuando estamos ante un cuarto de matrimonio, sí que la vemos aquí pero son muchas los espacios individuales que la dejan a un lado. Tanto para dar una perspectiva simétrica como agarrar la mano del orden, colocar ésta aquí es una manera de ganar puntos para nuestra casa turística y de cara a los clientes. ¿Hacemos la prueba?

Elementos para el descanso

Si bien la cama es el artículo principal para casi todos los turistas (aquí es dónde se tumbarán a dormir) agregar elementos para su descanso nunca viene mal cuando se habla de una habitación en la que estarán solo unas cuantas horas. Una silla o butacón siempre queda elegante en este tipo de estancias y además le estarás diciendo al huésped que te preocupas por su relax. Combinando con el resto de muebles es la clave y es que no hay nada como entrar por la puerta y sentir que estás «como en casa»

Sensación de espacio

La sensación de espacio es clave en la decoración de hotel. Ver amplitud desde que entramos por la puerta es una de las mejores cosas que nos pueden pasar cuando llegamos al número asignado. Desde el color blanco en la pared hasta no tener las habitaciones muy cargadas de muebles o cosas que no hagan falta realmente, hay todo un mundo que podemos darnos para sacar partido de esa propiedad que hemos hecho nuestra. Todo lo que hagas en este aspecto conseguirá que ganes ventaja y así, los inquilinos noten tus ganas de satisfacer. ¿Hacemos la prueba?

Potenciar las vistas

¿Recuerdas esas habitaciones de hotel con grandes ventanales? Las vistas son un atractivo agregado a cualquier espacio puesto que, además de dar luminosidad al entorno, también les estás enseñando algo que deben ver. A cualquier pareja le gustará levantarse, correr las cortinas y ver que hay un sitio bonito delante de ellos. Miradas hacia el mar, cualquier jardín bonito que tengas cerca o incluso edificios emblemáticos pueden servir como punto para que las personas se acerquen hasta aquí.

Decoración con flores

Las flores llenan de vida cualquier hogar y en un apartamento turístico pueden ser ese accesorio que faltaba en el rincón. Tanto si son naturales como plantas artificiales pueden provocar un efecto bastante positivo en el espacio donde están y hacer que las personas que entran se sientan más cómodas e incluso agradecidas. El cuidado de los detalles cuando estás alquilando un espacio es fundamental y de alguna manera puede que esas macetas sean una parte esencial de lo que te faltaba. ¿No te lo habías planteado?

Hacia la luz

La decoración de hotel casi siempre apuesta por habitaciones luminosas o al menos tienen muy en cuenta que el cliente no tenga que encender la que está en la lámpara a cada momento. Los colores blancos potencian la idea de luminosidad y, en «el peor» de los casos, aquellos claros que aumentan la famosa sensación de espacio y nos dan muchas variantes para el disfrute. Cuando hay luz, además de respirar libertad, el huésped gana mucho más ánimo para hacer cosas. ¡No permitas que se deprima!

Detalles extra

Velas para una cena romántica, accesorios para el baño, jabones con olor a frutas… Cualquier detalle puede ser bueno para captar la atención del la persona que ha reservado el apartamento turístico. En la mayoría de los casos con muy poco podemos conseguir grandes respuestas por parte de esos clientes que hemos hospedado y es precisamente esto lo que debemos de potenciar. Son muchas las personas que aprecian este tipo de cosas y es por ello que no debemos perder ninguna oportunidad.

La decoración de hotel no tiene nada que envidiar a la de un apartamento turístico -especialmente si se sabe hacer- y es que no importa la manera en la que se alojen las personas o cuáles sean los caprichos que tienen porque siempre hay una manera de complacer, crear un estilo individual para cada uno de nosotros y muchas cosas más. En definitiva, solo cuidando un poco los detalles y haciendo las cosas con mucho corazón, lograrás resultados que la competencia no podrá igualar. ¿Apostamos?