Cuesta imaginar Ibiza sin fiesta. Durante años esta isla del archipiélago balear ha sido famosa por la cantidad de horas de música, festivales y celebraciones que se han hecho aquí. Desde aquel concierto de Bob Marley (recordemos que fue el único concierto que el músico dio en España) en una discoteca de la que hoy solo quedan sus escombros, el lugar no ha parado y por aquí han pasado los rostros más conocidos.

El paraíso pitiuso, con ocupación por debajo de la media debido a la pandemia, ha tenido que buscar alternativas que no se relacionen con el ocio nocturno. Si bien en la isla hay cantidad de cosas que hacer, los hosteleros saben que la gran mayoría de su público viene porque aquí el ritmo nunca descansa. En cualquier caso, puede que haya llegado el momento de conocer este territorio de otra manera, ¿no crees?

¿Qué podemos hacer en una Ibiza sin fiesta?

Playas que parecen sacadas de una película y la mejor oferta de ocio nocturno que vamos a encontrar alrededor de todo el planeta Tierra. Esta imagen es la que la isla lleva lanzando al mundo desde hace y años y con ella, turistas de todas las nacionalidades posibles vienen a pasar sus vacaciones. Ibiza sin fiesta no ha perdido su encanto sino que te da la oportunidad de conocer el espacio de otra forma. A continuación, algunas recomendaciones:

Monumentos de Ibiza

Más allá de la costa, Ibiza cuenta con un patrimonio monumental que puede dejarte con los pies colgando. Desde la famosa Almudaina pasando por la muralla y llegando hasta la catedral, nos encontramos con un casco urbano cargado de Historia (invasión pirata aparte) y que tiene mucho por descubrir. Si eres de los que se entusiasma con el legado local pero nunca habías pensado en la isla de esta forma puede ser un buen momento para descubrirla.

Hacer deporte

Con clima de sol y temperatura templada, hacer deporte en la isla es una auténtica maravilla. Paseos en bici, footing o rutas de senderismo para los más intrépidos son algunas de las muchas opciones con las que contamos. Ideal para estar en pareja, con la familia o un grupo de amigos, si te gusta pegarle un poco de adrenalina al cuerpo ésta es una de las mejores formas de disfrutar de una Ibiza sin fiesta.

Visitar el poblado fenicio

En Sa Caleta, además de playas donde podemos disfrutar de un fantástico baño, tenemos los restos del primer poblado fenicio que se asentó en la isla. De Historia rica en casi todos sus rincones, cualquier ibicenco que lleve residiendo aquí años y conozca el terreno te hablará con orgullo de lo que esto representa. Perfecto para descubrir ese apartado que nadie te enseña, quizás tengas la oportunidad de emocionarte con algo que no conocías.