En víspera de Navidad, las visitas a los pueblos de invierno en España crecen a pasos de gigante. Son muchas las personas que aprovechan estos días de vacaciones para pasear por sitios de la Península Ibérica que todavía no conocían o a los que pueden llegar sin mucho esfuerzo. En contraposición a esas parejas que viajan para celebrar el fin de año fuera del país, también hay quien prefiere quedarse cerca.

La magia que transmiten estos municipios de al lado de casa es lo que nos hace coger la maleta y lanzarnos a la aventura de conocer otro sitio nuevo y que hasta la fecha, no habíamos tenido el placer de descubrir. Muy diferentes entre sí, con todos ellos tienes la oportunidad de ver otro apartado de la Historia de España y cómo se queda impregnada en cada uno de los rincones que visitamos.

¿Cuáles son los mejores pueblos de invierno en España?

Si bien son todos los que están, no están todos los que son y es que para nombrar todos los pueblos de invierno en España necesitaríamos varios artículos como éste. Las visitas que han recibido a lo largo de esta temporada o los comentarios que se vierten sobre los mismos, es lo que hemos utilizado como motivo para una selección que no ha sido nada fácil. A continuación, te dejamos con algunos de ellos:

Santillana del Mar, Cantabria

Santillana del Mar (Cantabria)

Cantabria cuenta con algunos de los lugares más mágicos que tiene la Península Ibérica. Santillana del Mar, municipio reconocido por todos gracias a su historia y los galardones que ha recibido, es un perfecto ejemplo de lo que estamos hablando. Con visitas regulares desde 1989, no fue hasta 2013 que entró en la famosa lista de Los pueblos más bonitos de España. Si te gustan las calles empedradas y el sabor rústico, este es tu sitio.

La cueva de Altamira es el reclamo turístico por excelencia de Santillana del Mar. Hasta aquí, durante todas las temporadas del año, llegan personas de medio mundo para conocer una de las mejores representaciones de la Prehistoria en nuestra zona. Por supuesto también cuenta con una gastronomía (queso de Picón, cecina de ciervo) que encanta a los extranjeros. ¿Qué más necesitas para venir?

Casares, Málaga

Casares (Málaga)

Desde el norte bajamos hasta el sur para meternos en Casares, el lugar donde nació Blas Infante. Considerado uno de los pueblos colgantes más hermosos del mundo, nos encontramos ante un espacio en el que apenas viven siete mil habitantes por toda su extensión. Fácil de contemplar en poco más de tres horas, para muchos es un pequeño tesoro de Andalucía que no podemos desperdiciar.

La minúscula casa en la que vivió el Padre de Andalucía es el principal reclamo para todos los curiosos que llegan hasta el pueblo. En cualquier caso, tanto el mirador como las ruinas del castillo también son centro de atención de todas las miradas y por ello, uno de los pueblos de invierno en España que tienes que ver. ¿A qué esperas para dejarlo todo y pegarte la escapada?

Deiá, Mallorca

Deiá (Mallorca)

Mallorca cuenta con algunos de los pueblos más interesantes de la Península. Deiá, situado en el corazón de la Sierra de Tramuntana, es solo uno de los muchos que nos podemos encontrar por aquí y es que sus casas de piedra y el ambiente rústico que lo envuelve, lo han convertido en una de las mejores paradas que podemos hacer. Pequeño pero con mucho carisma, si quieres ver algo diferente a lo que te ofrece la costa sin duda debes darle una oportunidad.

La parroquia de San Juan Bautista y su pintoresco casco antiguo son los reclamos turísticos que más se reseñan en aquellos que han estado por aquí. En la plaza central podemos tomar algún aperitivo y seguir caminando a lo largo del pueblo hasta terminarlo. En cualquier caso, aunque estemos en invierno, también puedes acercarte a su cala, un espacio que en los meses de sol se llena -sin apelmazarse- de personas de todos los estilos.

Frías, Burgos

Frías (Burgos)

La lista de pueblos de invierno en España no podría estar completa sin Frías. Para muchos, durante años, fue la ciudad más pequeña de la Península y es que este rincón de Burgos ha calado hondo tanto en lugareños como personas extranjeras que vienen a descubrirlo. Con un Patrimonio Histórico que asusta, nos encontramos ante una parada que merece la pena de principio a fin.

El castillo de Frías, las casas colgantes o la iglesia de San Vitores son algunos de los puntos de interés que no podemos perdernos y es que, si vienes hasta aquí, no te bastará con dar un pequeño paseo por el pueblo como ocurre en otros muchos sitios de los que ya hemos hablado. Para disfrutar al máximo de su entorno debemos estar calmados, alejarnos de la tecnología y sentir cada uno de sus rincones. ¿Lo conseguirás?

Trujillo (Cáceres)

Trujillo (Cáceres)

No es la primera vez que hablamos de Trujillo en esta web, también le nombramos sobre esos pueblos de cine dónde se rodaron películas de todos los estilos. Situado en Cáceres, este municipio puede contarte una historia diferente en cada uno de los rincones que esconde y es que por aquí, han pasado cantidad de civilizaciones que hoy recordamos con mucho orgullo. ¿Sabrías identificarlas todas?

El casco antiguo y los monumentos que hay a lo largo de Trujillo (de los cuáles seis forman parte del Bien de Interés Cultural) son dos de las razones que nos mueven hasta este pueblo para disfrutar de un sitio diferente y que no podrás comparar casi con nada. Por aquí, además de cineastas han pasado pintores y otros personajes ilustres que dan un toque único de riqueza al lugar. ¡No dejes de visitarlo!

Pals, Girona

Pals (Girona)

En la Costa Brava también contamos con pueblos de postal. Anclado en la época medieval, Pals es una apuesta segura para la lista de pueblos de invierno en España. Girona, que en verano destaca por sus playas y terrenos de costa, en esta ocasión nos muestra su lado más rural y una estampa que gusta tanto a los lugareños como a las personas que vienen de fuera del país.

Con cantidad de Historia por todo su alrededor, Pals sorprende por el estado de conservación que tienen las murallas, fachadas o casas que a primera vista, parece como si fuesen de otro siglo. Un paseo por las calles empedradas hasta llegar a la Torre de las Horas es la ruta perfecta para combatir el clima de frío. Sabido esto, ¿a qué esperas para coger tu abrigo y venir a Girona?

Montefrío, Granada

Montefrío (Granada)

Si National Geographic coronó a este pueblo de Granada como una de las diez mejores vistas del mundo, no haría falta nada más para que vinieses a verlo enseguida. Su mirador, desde donde podemos contemplar toda la belleza del municipio, es uno de los grandes atractivos de Montefrío y la razón por la que cantidad de turistas vienen hasta aquí para hacerse fotografías y disfrutar de su esplendor.

Las iglesias, de entre las que destacan la de la Villa, Encarnación (la única redonda que tiene España) y la de San Antonio, son de obligada visita y es que, tanto si eres religioso como si no, todas ellas suponen un apartado histórico del pueblo que seguramente te gustará conocer una vez que estés por aquí. Por otra parte, el cementerio viejo es una construcción antiquísima que disfrutarás desde el primer vistazo. ¡No dejes de venir a este lugar!

Piornedo, Lugo

Piornedo (Lugo)

Piornedo no está considerado un pueblo como tal sino más bien una aldea que fascina desde el momento en que entramos por su primer metro de tierra. De origen prerromano, desde hace algunos años está considerada conjunto Histórico Artístico gracias a todo lo que hace tiempo pasó por aquí. Los lugareños, que siguen sorprendidos por el aluvión de visitas que está teniendo este lugar, se muestran encantados con cada uno de sus turistas.

Las casas, por extraño que parezca, son el principal reclamo de un espacio que para muchos es desconocido. De tamaño minúsculo, Piornedo se puede visitar en poco más de dos horas y con ello, seguramente no solo habremos visto la comarca al completo sino también nos haya dado la oportunidad de salir a las afueras. Os Ancares Lucences es una de las mejores recomendaciones que se hace a los turistas cuando están por aquí.

San Francisco Javier, Formentera

San Francisco Javier (Formentera)

Cuando hablamos de islas Baleares parece que es un lugar al que solo podemos ir en verano pero San Francisco Javier se conoce como un pueblo del que podemos disfrutar en cualquier época del año. De hecho, el 3 de diciembre se celebra el festejo nacional de la localidad y es aquí donde vemos la mayor celebración que se hace en este rincón de Formentera. Con cantidad de historia y sitios que descubrir, nos encontramos ante un espacio que lo pasa de moda.

La iglesia de San Francisco, el museo etnográfico o el mercado de artesanía son algunas de las cosas que debes señalar en este pueblo de Formentera. Si bien la isla cuenta con una buena variedad de rincones para descubrir, lo cierto es que este municipio guarda un encanto especial que no escapa a ningún turista curioso. Más allá de las playas y de los kilómetros de costa a lo largo de Baleares, hay cascos antiguos para pasear y disfrutar al máximo. ¿Te lo vas a perder?

Torla, Huesca

Torla (Huesca)

Torla es otro de los pueblos de invierno en España que merece la pena una visita. A las puertas del Parque Nacional de Ordesa y conectando con Monteperdido, nos encontramos con este lugar que parece sacado de un cuento de hadas. La belleza que lo caracteriza ha hecho que cada vez vengan más personas hasta aquí con el fin de disfrutar de las vistas así como ver otro espacio escondido de la Península Ibérica.

Vejer de la Frontera, Cádiz

Vejer de la Frontera (Cádiz)

Líder entre los pueblos blancos de Cádiz, Vejer de la Frontera es un pueblo que apetece tanto en verano como en invierno y es que su belleza no tiene temporada ni tampoco época que la destruya. Testigo de conquistas desde el Paleolítico, sus huellas están alrededor de todo el municipio y disponibles para que cualquiera de nosotros pueda disfrutarlas. Las calles, que casi todas dan a parar a la famosa Plaza de España, son ideales para paseos en pareja.

Con buenas opciones para la temporada de sol, Vejer de la Frontera también es un territorio interesante durante los meses de invierno. A menudo pensamos que la costa solo se hace para cuando el verano avecina pero aquí, con visitar la iglesia del pueblo y probar los platos típicos de su gastronomía, tenemos ya mucho ganado. Si eres de los que disfruta de la tranquilidad de los escenarios pero además, gusta de ver sitios nuevos éste puede ser el tuyo.

Patones, Madrid

Patones (Madrid)

Los pueblos de invierno en España también pasan por Madrid. Patones, de entre todos los que podríamos recomendar para unas vacaciones de Navidad, es el elegido en esta lista. Una vez aquí, debemos distinguir entre el de arriba y del abajo pues el municipio se encuentra, casi desde sus inicios, dividido en dos pero las visitas pueden darse en ambas partes. En la Sierra Norte, está considerado una de las joyas de la Comunidad por lo que debemos admirarla bien.

El iglesia de San José o el propio Arroyo de Patones (que está en el medio de ambos puntos) son dos paradas de interés que no puedes ignorar. Pasear por el casco antiguo y observar las casas como de otro tiempo es una de las grandes hazañas de estar en este municipio de Madrid. Si bien el turismo casi siempre suele ser de los alrededores de España, lo cierto es que cada vez se dejan ver más personas extranjeras. ¿Cuál habrá sido el aliciente?

Anento, Zaragoza

Anento (Zaragoza)

Zaragoza en ocasiones parece la gran desconocida de España. Si bien cuenta con un interés cultural impresionante, sus pueblos para muchos pasan desapercibidos y no es porque no tengan encanto. Anento, un pequeño municipio del sur de la provincia, se coló en la lista de los rincones más bonitos de la Península Ibérica y hoy no podemos ignorar la estupenda belleza de la que es propietario.

La iglesia parroquial de San Blas, el retablo gótico o el fantástico entorno natural del que es dueño Anento. A pesar de lo que pequeño que resulta el municipio para muchos como ves, tiene cantidad de cosas para hacer. Su entorno rural, uno de los favoritos para los senderistas, se ha convertido en un reclamo de lugareños y personas que han llegado hasta aquí por casualidad pero que ahora gustan de repetir.

Urueña, Valladolid

Urueña (Valladolid)

Conocido como la villa del libro, Urueña es otro de esos pueblos de invierno en España que merece la pena ver aunque solo sea una vez en la vida. A pesar de su corta extensión, el hecho de contar con más librerías y bibliotecas que bares lo ha hecho famoso no solo para los lugareños sino también para extranjeros que vienen hasta aquí sorprendidos por este detalle que lo ha hecho tan particular.

Al margen de los libros, la ermita de la Anunciada o la iglesia del Azogue son algunos de los puntos de interés más señalados que nos encontramos en el mapa. Por otro lado, las calles, casi todas empedradas, son perfectas para dar paseos bajo el sol o con la llegada del invierno. Dicho esto, si eres de los que disfruta de este tipo de combinaciones, puede que hayas dado con el municipio que estabas esperando.

Luarca, Asturias

Luarca (Asturias)

El norte del país siempre es una buena idea para encontrarnos con algunos de los rincones más bonitos de la Península Ibérica. Luarca, un pueblo marinero de Asturias, es ejemplo de esto que decimos y es que, durante años ha estado reconocido como una visita exageradamente bella. Aquí, que además dio sus primeros pasos Severo Ochoa investigando sobre la composición del ADN, también te encuentras con Historia.

El mirador de El Chano o los jardines de Fonte Baixa; el jardín botánico privado más grande de Europa, son dos cosas que no podemos perdernos si tenemos la suerte de estar por Luarca. Por supuesto, los paseos alrededor de los barrios pintorescos de la zona, también harán de tu viaje una experiencia que te merezca la pena recordar. Sin duda aquí estamos ante una de las escapadas más bonitas de la guía.

Hasta aquí la lista de pueblos bonitos de España que debes tener en cuenta si quieres hacer algo diferente durante las vacaciones de Navidad. Aunque hay grupos de amigos y parejas que se van al extranjero para pasar estos días, si no cuentas con presupuesto o la ocasión no lo permite, recuerda que dentro de la Península Ibérica tienes opciones de todos los estilos para que al menos, hagas algo que te guste.

¿Dónde podemos dormir en los pueblos más bonitos de España?

Aunque todos los municipios que hemos nombrado cuentan con alojamientos turísticos en los que te puedes quedar, dependiendo de cómo vayas a organizar el viaje o de cuántos días pienses quedarte por la zona sería más o menos recomendable dormir en la ciudad o allí mismo. Los pueblos más bonitos de España están perfectamente equipados en este sentido sobre todo desde que hay un porcentaje de visitas mucho más alto por estas zonas.

Aunque cuando hablamos de personas extranjeras parece que únicamente se centran en la ciudad, lo cierto es que gracias a la promoción que se han estado haciendo de determinadas actividades ahora, con el paso del tiempo, son muchos los turistas que buscan otros lugares que no son tan conocidos pero que igualmente, ofrecen cantidad de cosas a descubrir y que por supuesto, no encontramos en otros sitios.

Para los que estamos por Madrid, Barcelona, islas Baleares o la Costa Brava, HOMEnFUN, empresa líder en la gestión de apartamentos turísticos de todos los estilos y clases, resulta mucho más sencillo dar con una habitación que te guste y esté a la vez, diseñada para lo que tú necesitas en ese momento. Dicho esto, si una de tus preocupaciones era saber dónde podrías dormir y cuáles iban a ser las condiciones, quizás nosotros tengamos la respuesta para esas dudas que tanto te golpean la cabeza.

En España, los alquileres turísticos de apartamentos o casas vacacionales han crecido como la espuma, la garantía de poder estar en una habitación como si se tratase de tu hogar es lo que ha hecho que cada vez más personas se fijen en este modelo para esas noches que se pasan para esas noches fuera de donde no está nuestro sitio. Si quieres quitarte un peso de encima en este sentido, sin duda aquí cuentas con gente de confianza que te puede ayudar.

Los pueblos más bonitos de España son una buena oportunidad para conocer aquellos rincones de la Península Ibérica que no todo el mundo se presta a enseñarte. Con guías turísticos (en el caso de que los necesites) no tendrás que complicarte demasiado para que esas vacaciones de Navidad que esperas con tantas ganas se conviertan en un mundo aparte donde puedes compartir con tus seres queridos las mejores experiencias.

¡No lo dudes! Son muchos los grupos de amigos y parejas de todas las nacionalidades las que cada vez encuentran más razones por las que estar en un apartamento turístico en lugar de reservar habitaciones de hotel donde la frialdad del trato y la poca personalidad del sitio figuran como protagonistas. Si añadido a esto, también quieres ver algo nuevo en España que no conocías o que simplemente te apetece recordar un rincón en el que estuviste hace tiempo, las alternativas son de lo más variadas. ¿A qué esperas para darte la escapada con la que sueñas hace años? ¡En HOMEnFUN ya tienes el alojamiento asegurado!