La iglesia de Santa María la Blanca (también conocida como Santa María de las Nieves) es una de las más importantes de Sevilla. Situada en el corazón del barrio de Santa Cruz nos encontramos ante una construcción cargada de historia y sobre la que existen cantidad de leyendas. Concebida como una mezquita en sus orígenes, con las revueltas pasó a ser sinagoga hasta que en 1931, tras las manifestaciones anti judías, se transformó en un refugio cristiano.

Tras todas las guerrillas no fue hasta el año 1661 cuando Juan González, contratado por Justino de Neve, comienza la construcción de las primeras bóvedas. A partir de aquí y con la devoción cristiana del pueblo, se presta bastante atención al espacio que pasó de quedar en el olvido a ser un templo de gran belleza barroca. Las yeserías que cubren sus techos siguen siendo objeto de admiración para todas las personas que entran a verla.

¿Por qué deberíamos visitar la iglesia de Santa María la Blanca?

Diseñada tanto para quiénes son aficionados a la imaginería como para quiénes no lo son tanto, la iglesia de Santa María la Blanca sorprende desde el primer momento. La sobriedad exterior contrasta con la riqueza artística que tiene su interior y esto es lo que ha hecho que cada vez más personas quieran ser testigo de su belleza. Desde fuera se ven dos fachadas de reducidas dimensiones pero al poner un pie dentro valoramos los motivos geométricos, florones y hasta una reproducción de la Giralda. A continuación, te dejamos con sus partes más importantes:

Nuestra Señora de las Nieves en la iglesia Santa María la Blanca

Retablo Mayor de la iglesia Santa María la Blanca (Sevilla)

Retablo Mayor

Situado al fondo del prebisterio y cubierto con una bóveda de cañón, el Retablo Mayor de la iglesia es una de las partes más impresionantes que nos vamos a encontrar. Con la imagen de Nuestra Señora de las Nieves (construida por Juan de Astorga en 1832) también observamos a cada lado las figuras de Santa Justa y Rufina. En el ático por su parte, vemos la cruz y el candelero San Emigdio.

Retablo del Sagrado Corazón de Jesús

Con un óleo de San Jerónimo de Estridón traduciendo la Biblia, el Retablo del Sagrado Corazón de Jesús es otro de esos puntos de la iglesia Santa María la Blanca que no nos podemos perder. Dotado de gran belleza e Historia, a sus lados nos encontramos con las figuras de San Bartolomé y San Cayetano así como así como también vemos nuevamente a San Jerónimo que está velando por nuestro señor.